4shared

Navidades: haciendo de la necesidad virtud

Imagen: woodleywonderworks bajo licencia CC

La mayoría de los niños de nuestro país recibe por Navidad más de diez juguetes, según un reciente estudio del Observatorio de la Infancia de la Junta de Andalucía.

Y ya sabemos lo que ocurre luego: los niños no valoran los regalos, se cansan pronto de ellos y piden más a continuación. No parece la forma más adecuada de educar a nuestros hijos para vivir en un mundo de recursos cada vez más limitados. Para que deseen sólo lo que realmente necesitan y gestionen su patrimonio con responsabilidad.

Según el citado estudio, el 68 por ciento de los padres piensan que sus hijos tienen demasiados juguetes.

Y desarrollan diferentes estrategias, como esconderle a los niños parte de los regalos de Reyes e ir entregándoselos a lo largo del año. O poner de acuerdo a los familiares para que se vayan turnando entre sí o junten su presupuesto. Lo que, por otra parte, constituyen excelentes recursos en tiempos de crisis. Conozco a unos amigos que, con este método, consiguieron para su hijo mayor un ordenador, sumando el presupuesto de regalos de Navidad de toda la familia.

Un factor importante de este problema está en el poco tiempo que le dedicamos a nuestros hijos. Sabemos que ningún regalo puede compensarlo, aunque tratemos de calmar nuestra conciencia con este tipo de trucos. Pero tenemos que ser conscientes del efecto educativo de nuestros regalos. Y esto nos aconseja cambiar cantidad por calidad: menos regalos pero mejor elegidos, incluso si individualmente son más caros. Y que, a ser posible, nos permitan o incluso nos obliguen a jugar con nuestros hijos. En el fondo, eso es lo que más les gusta: disfrutar de sus juguetes disfrutando de sus padres.

email
Anton Alvarez About Anton Alvarez

Speak Your Mind

*